No eras la indicada

Quizá no eras la mujer indicada, porque la realidad es que este amor no fue correspondido y las miradas no indicaban nada, quizá no eras la indicada porque dejaste en blanco mis preguntas, les otorgaste una silenciosa respuesta o quizá sólo era tu perezosa indiferencia; quizá no estabas lista o eras demasiado lista para que te bastase tan sólo mi corazón y mi mano.

Quizá sería mejor arrancar los quizá y aceptar la realidad de lo que llegaste a ser, la sonrisa liberadora que reventó la prisión del alma y cinceló los grilletes del corazón, la realidad de que me liberaste de sombrías tinieblas para andar de nuevo bajo el sol.


Artículo publicado, creado el en la categoría Cuento
Letras Nubladas » posts » no-eras-la-indicada

Escrito por Mario

¡El jefe!