Inmortalidad

Te amé tanto que, un día, abandonó mi alma
la cárcel de su cuerpo. Errátil, y no hallándote,
regresó a la morada que yo daba por mía.
Mas no estaba mi cuerpo donde allí
lo dejara,
sino el tuyo, vastísimo, como un templo de oro.
Y no le diste asilo. Y ya no tendré muerte.

-Vicente Núñez, Inmortalidad


Artículo publicado, creado el en la categoría General
Letras Nubladas » posts » inmortalidad

Escrito por Mario

¡El jefe!